Prueba: Chevrolet Agile

Fuente: AutoAnuario

Efectivamente, la sensación que nos dejó la prueba de manejo realizada a este novísimo producto de GM, es que se trata de un vehículo amable, en el sentido amplio de la palabra. Concebido y diseñado en el Centro de Diseño GM de San Pablo, se fabrica en Rosario exclusivamente para el mercado sudamericano, con lo cual adquiere además un componente casi afectivo. Para su desarrollo, partieron de la base de las características y necesidades de los usuarios de la región.

Decimos que es amable porque sus líneas lo son. Su presencia, sin ser audaz, es moderna, destacándose especialmente por la buena altura. El sector frontal tiene un aspecto fuerte y musculoso; allí ocupa un amplio espacio la gran parrilla flanqueada por los conjuntos ópticos de doble parábola, voluminosos y envolventes, que contienen a las luces de giro.

Lateralmente es donde hay un juego de líneas curvas que convergen hacia atrás, manteniéndose la parte baja de la cintura libre de molduras. El sector posterior de este hatch, recuerda al modelo Vectra en el diseño de la quinta puerta y de los grandes faros, que ocupan una superficie importante avanzando sustancialmente hacia los laterales del auto.

El Agile es amable, porque además de su apariencia que invita a abordarlo, es cómodo para acceder a él. Las puertas son de buen tamaño y tienen una amplia apertura.

Inevitablemente, la mirada se dirige hacia el tablero de instrumentos, que llama la atención por su diseño original. Basado en una forma trapezoidal contiene el velocímetro en su parte izquierda, y el cuentavueltas y medidor del tanque de combustible en la derecha, acompañando la forma del cuadrante de líneas casi rectas. Al centro, se ubica la información digital del cuentaquilómetros, temperatura del motor, y los datos que ofrece la computadora de a bordo, cuyos comandos se encuentran en el extremo de la palanca de los limpiaparabrisas. En el otro lado del volante, también en el extremo pero de la palanca de luces, está el comando para el ajuste de la velocidad crucero.

La comodidad de los asientos, es impecable. Su novedoso diseño basado en una nueva tecnología llamada “embossed”, con una amplia franja central en relieve, utiliza materiales de buena calidad muy agradables al tacto, que brindan un ajuste perfecto con el cuerpo. Para el conductor, resulta fácil además encontrar la posición de manejo ideal, gracias a todas las regulaciones posibles de que dispone.

Todo el interior, incluyendo el maletero de 327 lts., es espacioso y amplio. Hay buena comodidad para las piernas de todos los pasajeros, con altura suficiente del techo en las plazas traseras incluso para personas de gran estatura. En las delanteras, gracias a la poca inclinación del parabrisas que no genera un espacio que parece infinito hacia adelante, se produce la sensación de tener todo al alcance de la mano. La posibilidad de rebatir el respaldo del asiento del acompañanate y del trasero de ese mismo lado, permite transportar objetos largos como tablas de surf o esquíes.

El panel central es simple y cómodo de utilizar. Allí están los comandos para la circulación interior del aire, el acondicionador y el sistema de sonido. Se destaca el pequeño display que informa sobre la configuración del ventilador y del aire acondicionado, que resulta fundamental para poder ajustarlos, sobretodo de noche. Cabe destacar la correcta circulación del aire y la gran cantidad de lugares guardaobjetos, distribuidos a lo ancho de todo el panel, incluyendo el que está en la parte superior, que tiene tapa. Además tiene posavasos en la consola central para los asientos delanteros y traseros.

Una vez en marcha, la primera impresión es que de acuerdo a la configuración del motor y transmisión, requiere una conducción “alegre”. Vale decir, el torque de 120 Nm que libera su propulsor de 1.400 cc, comienza a manifestarse aproximándose a las 3.000 rpm, por lo cual es conveniente mantenerlo en el entorno de ese régimen. Es así que el comportamiento del Agile se hace muy bueno dentro del tránsito urbano, ágil, con respuesta cuando es necesaria y buena salida.

Vale reiterar que se disfruta de la notable altura del vehículo y por ende del puesto de conducción, con todos los beneficios que ese hecho produce, complementándose con una adecuada visibilidad en todas las direcciones. Si bien se escucha suavemente el sonido del motor, la insonorización es eficaz. Transitando por calles defectuosas, se siente firme, pero sin ruidos de golpes, lo que indica una correcta calibración del sistema de suspensión, imprescindible para las calles y rutas de nuestra región.

La ergonomía también es correcta con comandos ubicados en posiciones lógicas e intuitivas. La palanca de cambios tiene un diseño agradable, con una especie de botón en su parte anterior para accionar la reversa. No transmite ninguna vibración ni movimiento producido por la caja de velocidades.

La dirección hidráulica es eficiente, tal vez algo más pesada que lo habitual, pero razonable si se tiene en cuenta que es un auto de más de 1.000 kg de peso.

De las dos versiones que se ofrecen en nuestro mercado, probamos la más equipada denominada LTZ. El listado de items es extenso, pero podemos destacar: airbag doble (conductor y acompañante), levantavidrios en las cuatro puertas, espejos eléctricos, alarma con bloqueo a distancia y bloqueo automático a 15 km/h, luces exteriores que se encienden automáticamente con la penumbra y al desbloquear las puertas, sistema de sonido con 6 parlantes, bluetooth, mp3 y USB, asiento del acompañante rebatible 100%, frenos con ABS y EBD, faros, llantas, etc.. Un detalle faltante a nuestro criterio y que podría incluirse, es la apertura del baúl desde el interior o mediante un comando remoto, para brindar mayor comodidad a la maniobra, que se puede efectuar solamente mediante la llave.

Por cierto que la conducción dentro de la ciudad es muy agradable, pero en carretera es aún mejor. Se puede fijar por ejemplo, una velocidad crucero de 120 km/h, régimen en el que el motor parece quedar muy sereno y suave, ideal para encarar largos viajes con toda la familia. Se adhiere al piso de tal forma que se siente firme y muy estable en rutas serranas, sumamente sinuosas. No es necesario subir el volumen de la radio, pues los niveles de ruido no se incrementan, salvo que se supere esa velocidad, momento en el que se comienza a sentir un poco el zumbido del aire. Gracias al peso del vehículo y a su buen diseño, no le afecta para nada el viento cruzado.

La conducción nocturna nos resultó muy placentera. Cuenta con un notable sistema lumínico en los instrumentos, denominado Ice Blue, que permite una visualización muy clara, con la posibilidad de regular la intensidad para que no resulte cansador para los ojos durante los viajes prolongados. Los faros delanteros con lámparas halógenas sumados a los antiniebla, brindan gran seguridad por la iluminación que producen. Cuenta además con luz en la guantera, en el maletero y luz de lectura.

Definitivamente es un vehículo diferente, confortable y agradable de conducir, al extremo que genera deseos de disfrutarlo. Como decíamos más arriba, es un automóvil amable.

AutoAnuario: http://www.autoanuario.com.uy

Anuncios

2 comentarios

  1. Este sabado 28/11/09 en el canal arg America Sports, programa Auto al dia a las 15 (creo) mostraran un test al Agile muy completo. seguiremos recabando opiniones, gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: